viernes, 22 de septiembre de 2017

Casa

     No sé si volví cuando caminaba
por Junín y Sarmiento, o
         una de estas noches esta
noche estoy acá.
                 Volví a la mala dieta y
el estudio light y el trabajo payaso

     A enamorarme de la nada de
              dos palabras y la cuenta por
favor

Buenos Aires es un caos hermano
                  y siempre mayor y siempre
                    hermano, el
frío no es tan frío como húmedo
               y el calor viene sin
                 estación.

Camino por Riobamba y Libertad
            un colchón meado no sigue
            vacío y me pide no
te olvides de escribirme antes
de la madrugada: va a trabajar.

    Volví de ese mundo aletargado
                cuento muertes de
             todas las edades del
planeta tierra vida muerte
              sin mucha importancia

   A enamorarme de la poca
          bola de una chica
y de todas las chicas

Hay una música no tan gris
        en el barrio congreso
     pensé que era la universidad
pero es un gimnasio
Volví a los abrazos y a
        la comodidad burguesa
a escribir de madrugada en
         este mueble sin premios

        Acá el límite con la
locura es un punto sin
        puntos y sin
paciencias. En el 152
    la gente habla sola y yo
la escucho.

    Tengo todos los días
        viajes estelares
     menos cerveza Estrella
                nada digamos

no digamos más nada.

Playa de Bogatell 2

Me gustaría ser mejor
          con las despedidas.
                      Hay
                tanta tristeza
           al irse del mar
                   y más
si las gaviotas pían
                 o gritan
           o lo que sea
que estén haciendo.

Lo que está ahí atrás
     es un romance que
     se me esconde
                         como
todos los romances.

El sol desaparece y
          el mar suena más
                            fuerte
  acá y allá
        le daría un beso
        que no termine.

Me gustaría ser menos
              sensible a la
                        lejanía
menos sensible también
                  a la potencia
                
                    del amor

              de la poesía.

Playa de Bogatell

Creo nunca escribí
              en la playa
al atardecer y con nubes
          que amenazan y llueven
una cortina mar adentro
                                      creo.

No sé el Tiempo si decide
          volver y empezar
           o si un oído
   escucha y ríe y ríe
           como ría un oído
de todos los idiomas de Bogatell
              o del placer
del mar que vuelve y empieza
             a golpear la orilla.

Creo que esta tormenta
                      mar adentro
        me quiere mostrar algo
                      una gota me
llega y pienso en
                  lo que nos separa.

Extraño casi todo
                   lo que debería
                             extrañar
                pero más extraño

lo que está ahí atrás.

Kreuzberg - Berlín

Hay, en la vanguardia del poder
(aunque el poder sea vanguardia y
                          visceversa)
                          alguna verdad
o eso parece o se ve
  en los colores que traspasan
        los vidrios de Berlín.

Soldados sin género
soldados de la culpa
  cultivan rencor
       y son artistas y
       son anarquistas y
      son
             capitalistas.

Hay, una victoria sin fronteras
(ni cesiones de vanguardia ni
                              empatía)
                    cualquier verdad
puede ser escondida en
      los colores que traspasan
             los vidrios del mundo.

Las charlas con mi amigo
son lo mejor del viaje
             somos soldados de
                              lo mismo
aunque no sepamos bien

de qué.

Parí

París no es fiesta
     ni una guirnalda
     mojada o escupida
                      son
miles de orientales que
          salen de día
                         y
ratas que buscan su
            comida de noche.

París está lleno de distracciones
             los franceses
                    aprovechan
su barrera de lenguaje
          para cancherear.

París es una fiesta de
       esas donde nadie
        te cae bien
                          salvo
un vaso y una mesa
ahora un mate en el hotel
eau chaude
y malas caras.

No tengo ni la más
           puta idea

de qué es París.

Solothurn - Suiza

Es difícil conciliar
         la belleza y
                  el pie
que aplasta la nuca
         de mi mundo.


Las murallas ya no sirven
              de murallas
              son un cuadro o
                         un trofeo
que separa su mundo
              de mi mundo.


El río Aree es mudo
          y Suiza calla
     toda parcialidad.


Arriba mis amigos
    preparan spaghetti
y el silencio parcial
         se interrumpe
por los vecinos alemanes.


Extraño Buenos Aires
     pero sé
se lucha más se
es menos en mi
             mundo
pero es mío.

Zahara de los atunes

   Nada escribo hace
        unos días

y es una vida suspendida
         en las olas
que rompen el color
         ojos de Triana.

      Pensaba en dónde
                  voy a estar
      en unas semanas
               y otras olas
me suspenden
                        del gris.

Amigos de la infancia
               nos apropiamos
y viven donde
          la imaginación descansa

      son nuestros mares
                   de color

                   indeleble.

Jardín del Turó del Putxet

Iba recitando para adentro
        mientras subía
las escaleras del parque
                   y ahora
que me senté otra vez
olvidé.

Creo que decía algo
        de la soledad
seguro porque en este parque lindo
                                no hay nadie
y en Barcelona
está el mundo.

En el boliche o sentado en
el inodoro
estoy igual de solo.

Suenan pájaros que no cantan
         mis canciones
pero una paloma me vino
        a saludar.

En este parque hermoso o
abajo en el gentío
estoy igual de solo.

No era tan bueno lo que recitaba
 pero sonaba más o menos bien
me gustaría conocer los nombres
 de todos los árboles y pájaros
me gustaría conocer a alguien
 que me escuche recitar.

Arriba o abajo, lleno o vacío
poesía o no

Estoy Igual.